Foto de Puente Romano de Mérida

Puente Romano de Mérida

Foto de Puente Romano de Mérida
Foto de Puente Romano de Mérida

El nombre en la época romana del río que vemos ahora era el Anas, al que se le añadió posteriormente el prefijo árabe Guad, que significa río. Este río tiene un puente que es uno de los más largos de la antigüedad, el Puente Romano.

Es la obra que da sentido a la existencia de esta ciudad y, por su valor estratégico, un elemento crucial para el comercio y para todas las guerras que han tenido como escenario el lado occidental de la Península.

El puente, obra de los tiempos de la fundación de la Colonia, está construido íntegramente en hormigón revestido de sillería de granito y está compuesto hoy en día por sesenta arcos de medio punto, siendo de casi ochocientos metros de largo y doce metros de alto en sus puntos más altos.

Los fuertes pilares sobre los que descansan los arcos, tienen tajamares redondeados hacia aguas arriba en lugares que podrían ser más afectados por las corrientes. Además, las pilas de estas secciones están perforadas con pequeños arcos que actúan como presas para reducir la resistencia a la corriente por lo que ofrece una construcción tan robusta como este puente.

Puente Romano de Mérida
Puente Romano de Mérida

Hoy en día, es una pieza unificada. Diferentes batallas y grandes inundaciones del río Guadiana han acabado con algunos de sus tramos, habiéndose realizado restauraciones desde la época visigoda hasta el siglo XIX, aunque la restauración más importante se llevó a cabo en el siglo XVII, cuando se añadieron cinco arcos al tramo central, así como las correspondientes rampas para permitir el acceso a La Isla (Parque “La Isla”).

Sin embargo en su estado original, en realidad estaba formado por dos puentes unidos en La Isla por un gran tajamar que, como una gran cuña dividía el Guadiana en dos. El tamaño de dicho tajamar era tal que, en tiempos de la colonia romana, se celebraba en su cima un mercado de ganado.