Foto de Anfiteatro Romano de Mérida

Anfiteatro Romano de Mérida

Foto de Anfiteatro Romano de Mérida
Foto de Anfiteatro Romano de Mérida

El Anfiteatro de Mérida fue construido en el 8 a.C., como lo atestiguan las inscripciones encontradas en su tribuna, sirvió de escenario para espectáculos muy populares: los juegos de gladiadores, la caza de bestias salvajes y la lucha entre animales salvajes en escenarios artificiales que recreaban bosques, selvas con lagos o desiertos, todo ello sobre la gran plataforma de madera que se conocía como la arena.

La capacidad máxima aproximada de este gigantesco anillo era de entre quince y dieciséis mil espectadores.

Adyacente al Teatro, el Anfiteatro está separado del mismo por un camino que rodea ambos edificios. Este edificio fue levantado de manera similar al Teatro y, de igual manera, es el resultado de varias fases. Para reducir los costos, parte de la tribuna se erigió sobre cajas de piedra llenas de tierra apisonada.

El revestimiento de los muros era de piedra local que había sido alisada. A veces las capas de los muros se nivelaban con una fila de ladrillos. Para los arcos de las aberturas de acceso se utilizaba mampostería de sillería con el característico dominio del período augustino.

La distribución de las gradas era similar a la del Teatro, aunque hoy en día sólo se conserva bien la ima cavea y algunos sectores de la media cavea. En tres de los ejes de la elipse se puede observar la existencia de cuatro puertas monumentales que daban acceso a la arena desde el exterior a través de amplios pasillos, dos de los cuales estaban escalonados.

En diferentes secciones de cada pasillo existían puertas que, mediante escaleras, daban acceso a las gradas. La tribuna de los jueces estaba situada sobre la puerta del eje occidental, aunque no se conserva en la actualidad. Frente a dicha tribuna, en el eje oriental, se encontraba la tribuna desde la que miraban los que habían patrocinado el espectáculo. Esta tribuna permanece hoy en día, aunque parcialmente restaurada. Los patrocinadores accedían a la arena a través de unas pequeñas escaleras.

La tribuna estaba separada de la arena por medio de una plataforma de granito revestida con placas de mármol, como demuestra la presencia de los agujeros de anclaje en la mampostería de sillería de la plataforma. Encima había una barrera hecha con sillería de granito. En el lado que daba a la tribuna, este sillón tenía pinturas alusivas a los juegos de gladiadores y a los contextos en los que se desarrollaban.

Flanqueando las puertas de los ejes principales, hay varias habitaciones que se usaban como jaulas para las bestias salvajes o como habitaciones donde se preparaban los gladiadores.

En la arena se puede ver la presencia de una gran fosa. Allí se aseguraban los pilares de madera que sostenían la plataforma de actuación. Bajo dicha plataforma, se instalaban y ocultaban todos los inventos necesarios para la realización de tan complejos espectáculos.