Foto de la Alcazaba Árabe de Mérida

Alcazaba Árabe de Mérida

Foto de la Alcazaba Árabe de Mérida
Foto de la Alcazaba Árabe de Mérida

Esta gran fortaleza fue construida en la Mérida musulmana por el emir omeya Abd ar-Rahman II en el 835 d.C. El arquitecto fué Abd Allah quién se encargó de su construcción.

Para construir esta Alcazaba, la más antigua de la Península, se inspiró en modelos bizantinos. El propósito de este palacio fortificado era múltiple: servir como sede de las oficinas administrativas omeyas y como residencia del gobernador local. Pero sobre todo, servía para filtrar el acceso a la ciudad desde el puente romano, refugio de la minoría árabe durante las repetidas revueltas locales contra el poder cordobés, y plaza de estacionamiento de las tropas pertenecientes al emir, ya sea para sofocar la revuelta de los mozárabes meridionales o para llevar a cabo incursiones intimidatorias en los reinos cristianos del norte.

Alcazaba Árabe Mérida

Alcazaba Árabe de Mérida
Alcazaba Árabe de Mérida

Todo el perímetro de esta extensa Alcazaba estaba rodeado por un gran foso, excepto el lado que da al río Guadiana. Un total de 25 sólidas torres están distribuidas a distancias específicas, que son parte de la propia muralla. Las torres de la Albarrana, es decir, las que se encuentran separadas del cuerpo principal de la fortaleza, fueron construidas posteriormente por la Orden de Santiago.

Los muros de esta construcción, de 2,70 metros de ancho, están revestidos de mampostería de sillería y otros materiales reutilizados de épocas anteriores. El núcleo de estos muros está hecho de grava, tierra y trozos de granito.

Mérida y su Alcazaba

El acceso al complejo se realiza a través de un hueco que antiguamente albergaba una sección de muro con una puerta de acceso, flanqueada por torres a ambos lados. Esta era la entrada a una fortaleza cuadrada cuyo lado ESTE daba acceso a la ciudad y cuyo lado SUR daba acceso a la Alcazaba. En la puerta de acceso se puede ver una réplica de una inscripción cúfica, que indica la fecha de finalización de la construcción.

En el patio de esta fortaleza se encuentran restos arqueológicos de la época romana: la calzada principal de la ciudad, así como los cimientos de la muralla y de una puerta monumental con dos aberturas y dos torres. Por cierto, dicha puerta ha sido durante siglos el símbolo de esta ciudad por su representación en algunas de las monedas emitidas en Emerita Augusta.

En el interior, cabe destacar la presencia de un aljibe para el almacenamiento de agua, único en su género en la arqueología de la Península, construido con piezas arquitectónicas decorativas romanas y visigodas. En el piso de arriba del aljibe, se encontraba una mezquita. Posteriormente fue convertida en una iglesia y su estructura básica permanece hoy en día. Lo que una vez fue el tercer piso, donde quizás se ubicó una torre de señales, pero no permanece hoy en día.

Vista interior Alcazaba Árabe de Mérida
Vista interior Alcazaba Árabe de Mérida

Otras zonas excavadas de esta fortaleza albergan restos anteriores a su construcción: un tramo de calzada romana perfectamente conservado, el mismo que continúa en el Área Arqueológica de las Morerías. Una vivienda urbana romana que ha sido objeto de múltiples reformas da a la mencionada calle.

Finalmente, se puede ver un tramo de la muralla romana, junto a la cual, como en el caso del Área Arqueológica de las Morerías, se levanta un potente contrafuerte de piezas de granito reutilizadas, un contrafuerte que parece ser del siglo V d.C.